J3: Cubatas, tres partiditos y pausa.

Raras son estas tres jornadas de Liga con el mercado abierto, raras porque varios de los futbolistas que ya han debutado (o no) en esta temporada hoy todavía podrán cambiar de club, y raras porque parece que el nuevo curso en verdad no dará comienzo hasta que pase el parón de las selecciones nacionales. Antes, la Liga arrancaba el primer finde de septiembre y con el mercado cerrado, y algunos lo preferíamos así. 

Solo hay que ver como se lo han tomado los dos grandes del fútbol español, cuyos futbolistas dedicaron el verano a tomar cubatas y a pasearse por el planeta firmando autógrafos, y con varios lesionados se han dejado ya un puñado de puntos en estas tres primeras jornadas de Liga. Les da igual, saben que con VAR o sin VAR, al final competirán igualmente por el campeonato. 

El Atlético de Madrid en cambio se lo ha tomado en serio desde el principio, y esta jornada tuvo que abandonar el “unocerocholismo” para remontar con honor un 0-2 al Eibar, una victoria épica, de las que identifican a un equipo que aspira a ser campeón, y de las que ilusionan a la afición. De momento los rojiblancos son líderes en solitario, pues el Sevilla de Julen Lopetegui no pudo pasar del empate ante un Celta que le salió respondón. 

Otro que va fuerte es el Athletic Club, los leones este año han comenzado mordiendo, lo hicieron en la primera jornada ante el Barcelona, y el viernes por la noche se llevaron el derbi vasco para alegría de los suyos. La Real Sociedad, que ha comenzado jugando los tres primeros partidos fuera por la remodelación de su estadio, respira aun así aliviada, formando parte del club de los que han conseguido 4 puntos: un empate, una derrota y una victoria, hubiera podido ser mucho peor.

Y el Levante continua en racha en su feudo del Ciutat, donde siempre suceden cosas extrañas, allí a Palermo se le cayó el muro encima, allí Ballesteros ganó en carrera a Cristiano Ronaldo, allí Duda aseguró haber visto un fantasma y allí siempre hay penaltis pitados y repitados, goles anulados, y los partidos se hacen eternos. El Ciutat se ha convertido en la fiesta del fútbol tecnológico rearbitrado, y claro, la afición ya casi ni se atreve a celebrar lo que sucede en el terreno de juego, aun así, los granotas son felices y festejan, van a ver durante varios días a su equipo en zona Champions, después de la victoria por 2-0 ante el Real Valladolid (que también es del club de los 4 puntos). A la chita callando el Alavés, que empató en Getafe, ha obtenido 5 puntos, no ha perdido todavía, y ha sacado una enorme rentabilidad a sus dos goles a favor y uno en contra en lo que va de campeonato, no se necesita más para no terminar sufriendo. 

Nos gustan los tópicos futboleros de los que rehuyen muchos periodistas modernos, “el fútbol es muy cabrón” pensarán en Mallorca que tuvieron ocasiones para avanzarse en Mestalla, y “el fútbol es muy justo” pensarán en Valencia, pues al equipo de la capital del Túria ya le tocaba sumar los tres puntos, aunque fuera de penalti, y también se suma al carro de los que llevan 4 puntos. 

Le tocaba ganar al Betis y ganó, remontando rápidamente el gol del Leganés con una pareja de atacantes que promete, Loren Morón y Nebil Fekir. El Leganés por su parte continua a cero después de estas tres primeras jornadas, con tan mal sabor de boca como tiene el Espanyol, que está acusando jugar entre semana partidos europeos y que ayer sufrió el vendaval de un Granada que se une al club de los de 4, y que con el 0-3 de ayer, es uno de los clubes más goleadores de la Liga, van bien para ser recién ascendidos.

Al igual que Osasuna, que parece que va a hacer de El Sadar el fortín que fue en los 80 y los 90, el Barcelona lo sufrió y se mostró inoperante ante el conjunto rojillo. Sorprende, que con la vista puesta cada minuto que pasa en los acontecimientos del caso Neymar, y con Griezmann sobre el verde, fuese un chaval del juvenil llamado Ansu Fati quien salvara los muebles, pero ya hemos dicho al principio como se toman estas tres jornadas los grandes; el Real Madrid pudo perder en Villarreal, pero el galés Gareth Bale se puso la camiseta Kelme de Zamorano del 95 para recordarle al madridismo como un futbolista descartado puede convertirse en el fichaje del año. Luego le recordó algo terrible, que a pesar de todo sigue siendo Gareth Bale, y fue expulsado cuando no hacía falta ser expulsado.

Ahora toca pausa, descanso y este horrible parón, que corta el rollo a los que van bien y da una vida a los que han comenzado titubeantes. Y si el fax funciona habrán traspasos sobre la bocina, quizás alguna bomba detone, posiblemente caiga algún paquete, como si no hubiera habido todo el tiempo de un verano para fichar, como el que estudia el día antes de la recuperación de septiembre porque se ha pasado el agosto de jarana. Todavía muchos tienen que estudiar, esto no ha hecho más que comenzar. De momento cubatas, tres partidillos y a pensar.

Técnica mixta sobre papel de libreta con cosas un poco relacionadas con lo escrito arriba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s