Atila Kasac

Anuncios

En el grupo de la página Odio el Fútbol Moderno se suele recordar con cariño a Atila Kasac, delantero serbio de melena al viento que fichó por el Logroñés en el verano de 1994 a petición de Paunovic (el padre de Paunovic). 

En una época en que varios futbolistas procedentes de los Balcanes triunfaban en la Liga, en Logroño se ilusionaban con que Atila Kasac fuera uno de esos delanteros letales tan propios de la ex-Yugoslavia. Había jugado a buen nivel en la Vojvodina y en el FK Becej, las expectativas eran bastante altas y era el elegido para hacer olvidar a Oleg Salenko. Sin embargo, en uno de los peores equipos riojanos que se recuerdan, Atila defraudó, jugó solo once partidos, dos como titular, y no pudo colaborar en ninguna victoria para su equipo. 

Así que Atila se volvió para su «Kasac» sin marcar ningún gol en Las Gaunas pero dejando un cromo de culto en el friki fútbol. Colgó las botas en Hungría, de donde era originaria su familia, se dice que se cortó el pelo y se pasó a la política, otras pistas aseguran que regenta desde hace años un bar en Lleida.

Un poquito de por favor, ¿dónde estará ahora Atila?