José Roberto Gama de Oliveira

Anuncios

Conocido como Bebeto, ha sido de los mejores delanteros que han pasado por la Liga. Eligió fichar en 1992 por el Deportivo de La Coruña y según cuentan fue porque Lendoiro le enseñó una foto de las playas gallegas con sol, y una de Dortmund con nieve, para convencerlo de que no fichara por el Borussia y se uniera al conjunto de La Coruña.

El brasileño, que ya llevaba un tiempo como estrella emergente en su país, marcó 29 goles en su primera temporada en España, llevándose el trofeo Pichichi. Había nacido el Súper Dépor de Arsenio Iglesias, y Bebeto era el goleador de aquel equipo que pasaría a la historia. Era rápido, tenía un estupendo remate, y definía a la perfección. Dio muy buenas tardes en Riazor y después volvió al Flamengo. En 1996, tuvo una aventura con el Sevilla; fichó por el conjunto andaluz por una buena cantidad de dinero, pero su paso por Sevilla fue efímero, tan efímero que muchos futboleros utilizan la expresión «va a durar menos que Bebeto en el Sevilla» cuando quieren expresar que algo es de corta duración.

Fue campeón del mundo con Brasil en 1994, formando una dupla letal con Romario (otro que tal), y en contra de lo que suele contarse, él no era el encargado de chutar el penalti que hubiera podido dar su primera Liga al Deportivo. El brasileño venía de fallar dos penaltis recientemente, y Djukic y Donato fueron quiénes practicaron durante la semana precia al decisivo partido contra el Valencia. Donato había sido sustituido, así que la responsabilidad cayó sobre Djukic. Riazor siempre agradecerá a Bebeto su magia, así afirmó el brasileño su recibimiento hace unos años, pasados ya los tiempos de gloria.

«Fue todo maravilloso. Aquel equipo era muy fuerte. Hicimos feliz a mucha gente, fue entonces cuando empezó el “SúperDepor”. La gente hasta hoy nos tiene reconocimiento, por todo el trabajo que hicimos”.

En 2002 colgó las botas ya convertido en un trotaclubes que jugó en equipos de Brasil, México, Japón y Arabia Saudita.

De los delanteros más inteligentes que recordamos en nuestro campeonat, y sí, ya sabemos porqué Bebeto baila.

Cromo Bebeto Panini USA 94