Alfredo Santaelena Aguado

Varias competiciones se están jugando con la depresión que da ver el estadio vacío y con elementos postizos, si a eso le sumas el tecnofútbol de parones, penaltis de chichinabo y fueras de juego con mil rayas, escuadra y cartabón, esto no hay quién lo mire. 
Nosotros ya hace tiempo que recomendamos hacer un wallapop, pillarse una Playstation 2 y jugar a los juegos de antaño pues el fútbol que viene es una mierda, éramos más felices con Kazuki Ito. 

Nos estamos haciendo mayores y lo nuestro es más de recordar batallitas, y tal día como hoy el Deportivo ganó la Copa del Rey, su primer título, y no fue Bebeto, ni Rivaldo, ni Djalminha, ni Kostadinov ni Luizao el que anotó el gol del triunfo, cuando nadie lo esperaba, apareció de la nada el pequeño Alfredo Santaelena para llevar a Galicia la primera Copa del Rey.

Alfredo es uno de los futbolistas capaz de ganar la Copa del Rey con dos equipos diferentes, además con protagonismo especial en dos de las 3 copas que ganó en la primera mitad de los 90, las del 91 y 92 con el Atleti y la del 95 con el Deportivo de La Coruña. En la de 1991, cuando parecía que Mallorca y Atlético estaban condenados a disputarse la Copa en los penaltis, Juan Sabas hizo una buena jugada por la derecha que acabó con un fuerte tiro cruzado que Ezaki despejó como pudo. Por allí apareció rápido como siempre Alfredo que solo tuvo que empujar el balón a la red; 1-0 y la Copa para el equipo de Alfredo.

En 1995, una tormenta de verano dejó el Bernabéu impracticable y los últimos minutos de la final entre Deportivo y Valencia se tuvieron que aplazar para otro día, con el resultado de 1-1. En la reanudación de aquella final, el menudo centrocampista se anticipó por alto a Zubizarreta para marcar el gol de la victoria; 2-1 y la Copa para el equipo de Alfredo.  Alfredo se había convertido en todo un talismán en Copas del Rey, pues ya había conquistado también la de 1992 con el Atlético.

Era un centrocampista pequeño, astuto, intenso y con chispa, que se colaba entre líneas y aparecía cuando nadie lo esperaba. Jugó en el Pegaso Tres Cantos y en el Getafe en segunda B, hasta que Jesús Gil bajó un día al vestuario del conjunto azulón a ficharlo cuando Alfredo estaba en la ducha:

“Estaba en el Getafe. Jugamos un amistoso en Las Margaritas con el Atleti. Al acabar, Gil baja al vestuario y pregunta por mí. Yo estaba en la ducha y me dicen “te busca Gil”. Entonces salí, con la toalla y Gil me dijo “Joder, pero si en el campo pareces más grande. Pásate mañana por las oficinas del club que te vamos a fichar para el Atleti”.

Jugó en el club rojiblanco de 1989 a 1993, hasta que pasó al Deportivo de la Coruña junto con otro que también daría grandes alegrías a los gallegos, el brasileño Donato. Jugó después en el Sevilla y cerró su carrera como la había empezado, en el Getafe y en el Pegaso Tres Cantos. Cuando se retiró se sacó el carnet de entrenador, después de dirigir al UD San Sebastián de los Reyes, se aventuró a viajar a China para convertirse en seleccionador nacional sub14. 
¡Qué grande Alfredo!

Cromo de Alfredo visto en todocolección

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s