Salvador González Marco

Anuncios

Arde Valencia, ayer el club de la capital del Turia vivió un día intenso, por la mañana se especulaba el cese de Celades, luego el director deportivo César Sánchez anunciaba que el andorrano seguía, pero finalmente Albert Celades era destituido y se anunciaba que Voro se ponía al frente de la nave, otra vez. Vuelven tiempos convulsos a Mestalla, en septiembre se cesó a Marcelino y Albert Celades tomó el mando. El carácter tranquilo de Celades frenó las críticas al principio, además, por momentos parecía que el equipo sumaba un punto de creatividad al estilo heredado por Marcelino. Se pasó el grupo de Champions contra Ajax y Chelsea, pero justo antes del inesperado confinamiento el equipo perdió ante Atalanta y fue eliminado del prestigioso torneo. Tras el parón todo fueron problemas para Celades, los malos resultados le dejaron cada vez más alejado de la directiva, del vestuario y de la mayor parte de la afición. Ayer todo explotó, y hasta César Sánchez, en una decisión muy digna también decidió salir del club.

Y entonces aparece de nuevo el apagafuegos del Valencia, un viejo conocido, Voro, respetado por vestuario y por el entorno, al que cada cierto tiempo se le encomienda esta misión. Quién tuviera un Voro en su club, es la sexta vez que el de L’Alcudia se pone el mono de bombero.

Voro ha dedicado casi toda su vida deportiva al club de sus amores. Fue un excelente defensa central que se formó en la cantera de Mestalla y que militó 8 temporadas en el primer equipo. Aunque tuvo que marcharse a Galicia para jugar en aquel Dépor que se proclamó campeón de Copa precisamente ante «su» Valencia en la mítica final del agua. Un año antes, había representado a la selección española en el mundial de USA 94. En 1997, puso punto y final a su carrera como jugador en las filas del extinto Logroñés.

Ha destacado después por su labor de entrenador interino, en cada destitución aparece él, para pacificar cualquier situación adversa y su labor ha sido siempre positiva. Mucha suerte Voro.

Desde que volvió el fútbol tras el confinamiento, Abelardo, Rubi, Celades o Guti han tenido que abandonar los banquillos de sus equipos, vamos a prácticamente una destitución por jornada, qué cosas tienen los tiempos modernos.

Cromo Colección Ediciones Este 89/90. Voro