Roberto Baggio

Anuncios

Se le veía confiado, con su media sonrisa mientras daba pasos atrás hasta situarse en el centro de la media luna del área, encaró, puso el pie de apoyo a la perfección, echó a un lado a Taffarel y disparó hacia la escuadra del otro lado, pero sele fue demasiado, y el balón salió despedido por arriba de la cruceta. A todos nos supo mal, pues Roberto Baggio no merecía un final de mundial tan dramático en 1994. Aquel penalti fallado daba la Copa del Mundo a Brasil, quizás la Brasil con el juego más italianizado de la historia.

Il Divino era un futbolista superlativo, completo, veloz, y con muy buen control del esférico, y aunque le faltó muy poco para conseguir la gloria mundialista, es recordado como uno de los mejores peloteros que ha dado Italia, con una calidad técnica impresionante y que además se echaba el equipo a la espalda en las grandes citas.

Roberto Baggio compezó su carrera en el Vicenza, y después pasó a la Fiorentina, para convertirse en uno de los mejores futbolistas que se ha enfundado la camiseta viola. En 1990 fichó por la Juventus, y jugó en el equipo de Turín la primera mitad de los 90, erigiéndose líder del equipo y ganando un scudetto, una copa y una copa de la UEFA. Actuaba entre el centro del campo y la delantera, con mucha libertad de movimientos, tocando mucho el balón. Su manejo del cuero, su velocidad y el cambio de ritmo eran únicos, y ganó el balón de oro en 1993 con justicia.
En 1995 fichó por el Milan de Berlusconi, donde ganaría otro scudetto. Bolonia, Inter de Milan y Brescia pudieron también gozar de su fútbol. 

Con la selección jugó los mundiales de Italia 90, EEUU 94 y Francia 98, marcando en los tres mundiales, y realizando un magnífico papel especialmente en 1994, cuando llevó a Italia a la final, y que desgraciadamente perdió en la tanda de penaltis con aquel lanzamiento a las nubes de Los Ángeles.
Roberto Baggio, había realizado un torneo espectacular y no mereció un final así. Fue tercero en el 90 y segundo en el 94, y con el fútbol que tenía mereció más suerte en su carrera.

El jugador, budista, será recordado además de por su juego por su particular look, por sus botas Diadora y por esa coletilla de estilo noventero como dice la canción. Una coleta insuperable, cuando Il Divino galopaba por el terreno de juego apartando rivales elegantemente.

Cromo Panini USA 94