Mark Peter Gertuda Andreas van Bommel

Anuncios

Seguimos de Champions, ayer el moderno y revolucionario Red Bull Leipzig se impuso al Atlético de Madrid y disputará una semifinal inédita (y moderna) contra el PSG. Hoy el Barça tiene la oportunidad de meterse de nuevo en semifinales, pero enfrente tiene un hueso muy duro de roer, el Bayern de Munich. Varios futbolistas han vestido la camiseta de ambos clubes en las últimas temporadas, nos vienen a la cabeza Coutinho, Thiago y el chileno ese de la cresta y los tatuajes, pero hay otros que pasaron por Baviera y Cataluña, el primero fue un galés, Mark Hughes, pero vamos a recordar hoy a un futbolista de los Países Bajos que sí que logró levantar la orejona, otro Mark, Van Bommel.

Mark como futbolista fue un centrocampista duro, un experto en robar balones, en bregar, y en unirse al ataque para lanzar un zambombazo al fondo de las redes. Comenzó en el futbol profesional a principios de los 90, luciendo rizos y fino bigotillo en el Fortuna Sittard. En 1999 fichó por el PSV Eindhoven donde se convirtió en todo un líder. En 2005 fichó por el Barça y en solo una temporada vistiendo de azulgrana levantó Liga, Champions y aprendió a elaborar butifarras. Se fue al Bayern de Munich y en 2010 fichó por el Milan para después volver al PSV a retirarse en plan leyenda. 
Con la selección oranje jugó dos mundiales y dos Eurocopas, pudiendo salir campeón del mundo en el año 2010, pero se cruzó con España y con su ex-compañero Iniesta, al que le dio duro en aquella ya lejana final de Sudáfrica.

Ha trabajado como técnico en Arabia Saudita y dirigió al PSV Eindhoven tras la marcha de Cocu. Hoy no se querrá perder el partido ¿Con quién irá Van Bommel?