Delfí Geli i Roura.

Se juega toda una final en el Martínez Valero, y no es ni de Copa, ni de Europa, ni de UEFA. Pocas cosas más emocionantes e intensas que un play-off para ascender la la división de honor, pocas cosas más que hacer en esta cálida noche que ver el Elche-Girona de hoy.

Recordemos que, el hoy presidente del Girona, fue un estupendo futbolista en sus tiempos mozos, cuando se desempeñaba como carrilero derecho. Se formó como centrocampista en las inferiores de Girona y Barça, pero fue Benito Floro, el que acertó situándolo de lateral derecho cuando jugaba en aquel gran Albacete conocido como «el Queso Mecánico». En esa posición despuntó, siendo un rápido y fino lateral, que se incorporaba bien al ataque y cumplía defensivamente. 

En 1994 fichó por el Atlético de Madrid, club donde ganaría el doblete una vez se asentó en el once titular. Después volvió al Albacete, y más tarde jugó en el Deportivo Alavés, demostrando todavía un buen nivel. Finalmente se retiró en el Girona, club del que ahora es presidente.

Era un buen lateral, un pulmón, cumplidor, y que desgraciadamente siempre se le recordará por el gol en propia puerta ante el Liverpool en la final de UEFA que jugó el Alavés, y también por la «elástica» que le hizo Ronaldo (el brasileño) en una Supercopa de España. A veces el fútbol es muy cabrón en este sentido. 

En la actualidad, Delfí Geli es un moderno presidente que estaba a favor de que el Girona disputara algún partido en Miami cuando a Tebas se le ocurrió aquella idea de mierda. Hoy aspira a salir victorioso del Martínez Valero y volver a poner al Girona en Primera.

Cromo Delfí Geli. Ediciones Este.