Sergio Martínez Ballesteros

Anuncios

El Levante es un coco para el Real Madrid en tiempos modernos, así que no lo va a tener nada fácil el equipo de Zidane contra el conjunto granota. Con motivo de este partido vamos a recordar la trayectoria de Sergio Ballesteros, defensa inexpugnable que siendo un veterano realizó un sprint prodigioso contra Cristiano Ronaldo. Y que como se aprecia en el cromo era de esos futbolistas que no necesitan mirar abajo cuando conducen el esférico.

Inició su carrera en el histórico Burjassot y de allí pasó al Levante, formando parte de aquel Levante de récords de Juande Ramos que en 1994 quedó campeón de la Segunda B. Con una talla de 189 centímetros, Sergio se mostraba ya como un poderoso central o medio defensivo de futuro, y Jupp Heynckes le echó el ojo después de un Tenerife-Levante de Copa del Rey.

En 1996 fichó por el club isleño, con el que debutó en Primera,y con el que jugó la UEFA pero con el que descendería a Segunda en 1999. Jugó después un año en el Rayo Vallecano, en el Villarreal que ganó una Intertoto y en el Mallorca. Ya en 2008 volvió al Levante, donde se convirtió en capitán, y en todo un guerrero de la Liga. Siendo un veterano, se le recuerda por ser más veloz que Cristiano Ronaldo, y por practicar un fútbol aguerrido como el de antaño. Se convirtió en el papá y el líder del vestuario granota, y recientemente fue absuelto de las acusaciones de amaño de partidos que cayeron sobre él. 

Se retiró en 2013, ahora se dedica a la agricultura y la ganadería, a los pollos, en un negocio familiar. Un tío grande Ballesteros, que nunca lesionó a nadie a pesar de su dureza y que en una entrevista al diario Las Provincias en 2019 comentaba lo siguiente:

«Hay muchas cosas que ya no me gustan: ni tanto parón, ni tantos penaltis, ni miedo a saltar de cabeza, ni miedo a entradas… entiendo que todo evoluciona, pero se está perdiendo un poco la esencia con tanto parón. Cualquier mano es penalti y hay que verla desde 200.000 cámaras. También te digo que si esta tecnología hubiera funcionado en los últimos 30 años, el Madrid y el Barça no habrían ganado tantas Ligas. O no por tanta diferencia. A los equipos grandes les ha perjudicado más que al resto. Pero a mí no me gusta tanta tecnología en el fútbol».

Cromo Ediciones Este Sergio Ballesteros. Tenerife