Luis Arturo Hernández Carreón

Anuncios

Hoy se juega un Países Bajos vs México y queremos recordar a Luis Hernández, y de paso, una de las camisetas más bonitas de la historia del fútbol la que luce el incansable delantero en el cromo del mundial de Francia 98. Fue en aquella cita mundialista donde un gol a la selección orange en el minuto 94 dio el pase a octavos a la selección tricolor, un gol que hizo soñar a un país, un gol a ritmo de Matador.

«Aquí viene Luis, Matadoooor, ¡Goooool! Matador, Matador…» y el delantero mexicano que corre sin dirección sonriente y con los brazos abiertos al protagonizar una de las hazañas que más recuerda el fútbol mexicano. Justo premio para un delantero incansable, un luchador que como dicen en su país «se partía la madre en cada partido». Astuto, rápido, rematador imprevisible y luchador infatigable, Luis Hernández era la principal baza en ataque para la selección mexicana en aquellos años. Él y Cuauhtémoc Blanco se entendían a las mil maravillas y juntos dieron buenos años al fútbol mexicano. El nivel del Pájaro, como también era conocido Luis Hernández en la Copa América de Bolivia 97, en el mundial de Francia 98 y en la Copa América de Paraguay 99 fue de crack mundial y extraña que no tuviera más suerte en algún club en el que jugó en aquellos años.

Tras despuntar en Monterrey, este guerrillero del área triunfó con la elástica de Necaxa, donde jugó en sus mejores años (entre 1994 y 1998). Boca Juniors lo contrató en 1997 por deseo de Diego Maradona y con la intención de que junto a otro «Pájaro» (Claudio Caniggia) hiciera volar al xeneize con su velocidad y definición. Con el Bambino Viera en el banquillo y los dos delanteros melenudos nada parecía que iba a salir mal. Sin embargo, fuera de México las alas de Luis Hernández se hicieron pequeñas, y no pudo consolidarse en Boca saliendo al poco tiempo en dirección de nuevo hacia Necaxa.

En 1998 fichó por Tigres y allí la partió a base de goles hasta el fin del milenio. Tuvo después una aventura en Los Ángeles Galaxy y volvió a México para jugar en América, Club Deportivo Veracruz, Jaguares de Chiapas y se retiró en los Lobos de BUAP en el año 2005, como uno de los mejores delanteros que ha dado el fútbol mexicano.

Con la selección disputó 85 partidos, anotó 35 goles, y se convirtió en el jugador mexicano que más goles ha anotado en una Copa del Mundo. Tras Javier Hernández, Jared Borgetti y Cuauhtémoc Blanco es el cuarto goleador histórico de la selección mexicana. Su gol in extremis a los Países Bajos siempre en el recuerdo.

Cromo Panini Francia 98 Luis Hernández