Oscar Alberto Dertycia

Vuelve el coitus interruptus que supone el fútbol de selecciones y, sin poder tirar de demasiadas efemérides, Odio el Fútbol Moderno comienza unos días dedicados a los futbolistas con poco pelo, a aquellas calvas que destacaron en un fútbol de señores normales que era el fútbol de otra época, antes de los viajes a Turquía, las peluquerías en el túnel de vestuarios y la prohibición de jugar en Primera a los peloteros calvos.

Comenzaremos recordando a una calva antológica que sale en todos los rankings. Un pedazo de delantero al que precisamente se le recuerdan varios goles de cabeza.

Dertycia fue uno de los grandes goleadores del fútbol argentino durante la década de los 80, y llegó a la Fiorentina de Italia con mucha pelambrera para formar delantera junto a un joven llamado Roberto Baggio. En Italia los nervios le hicieron una mala pasada, se le cayó el pelo y con su alopecia llegó al Cádiz, donde se ganó el cariño de los aficionados que le apodaron Mr.Proper. Después fichó por el Tenerife de Jorge Valdano y Ángel Cappa, y en la isla completaría unas buenas temporadas y marcando goles que cambiaron la historia de alguna Liga. Jugó un añito en el Albacete y volvió a Argentina donde siguió goleando hasta que se retiró en Perú. 

Predecesor de Gabriel Batistuta en la Fiorentina, Dertycia era un buen delantero, buen rematador, listo, que no tenía un pelo de tonto y que con su carisma y su look conquistó muchos corazones en una época en que varios pelados ilustres actuaban en una liga española sin complejos.

Dertycia, nosotros te seguimos recordando, por tus goles, por tu juego y también por tu simpatía.

Cromo Ediciones Este Dertycia Tenerife