Otro derbi, otra remontada

Miquel Sanchis

La semana pasada quise ver el derbi gijonés entre Ceares y Gijón Industrial, y no me arrepentí de mi elección. Fue un partido intenso como mandan los derbis y que se decidió en favor del Ceares que logró remontar un resultado adverso en tan solo dos minutos y medio.

Dos minutos y medio en La Cruz son molto longui

«Dos minutos y medio en La Cruz son molto longui» titulé el artículo, en una semana en la que se divisaba un Inter-Real Madrid, siempre con el gran Juanito en la memoria. Una semana antes, había disfrutado de una remontada épica del Nàstic al Andorra, y en este pasado domingo, como no hay dos sin tres, pude presenciar otra rápida remontada en el derbi murciano que enfrentó a Yeclano Deportivo y Real Murcia. Y es que, la Segunda B y la Tercera, te sorprenden semana sí, semana también ¿así quién quiere Champions?

Nada más conectar con el partido me introduje en el fútbol auténtico del campo de Yecla. La Constitución emana fútbol añejo por todos los costados: gradas desordenadas de cemento, hierba natural, tribunas con pilares, banquillos mugrientos, de los de siempre, solo faltaba la hinchada en esas vastas gradas que conforman ese pequeño Anfield de la segunda B, con forma de establo, como eran antes estadios. Uno podía imaginarse el ruido de bombos, los papeles por el aire, los cánticos, las pancartas, las botas de vino rulando y lel encanto de las kilométricas filas para ir a orinar antes de que la pandemia eliminara a los aficionados de los campos de Dios.

A Maradona le dedicaron un emotivo minuto de silencio también en Yecla, qué lástima que el Diego haya muerto sin gente en las gradas, hubiera sido espectacular despedirlo en cada grada del mundo. En el silencio de La Constitución, mientras el sol tardío todavía vislumbraba, D10s estaba presente. Y también la Virgen del Castillo, pues el Yeclano Deportivo decidió cambiar su tradicional uniforme azulgrana por uno azul celeste titulado «el manto de la Virgen» en homenaje a su patrona. El Real Murcia, como de costumbre, de color grana con calzón blanco.

«You’ll never walk alone» , la Curvabar, incondicionales seguidores locales habían decorado el lugar que les pertenece con banderas y referencias de su amor por el Yeclano. Son una de las mejores peñas, y en sus estatutos tienen prohibido el insulto, lo que les hace un referente en las modestas animaciones del fútbol español. Se echan de menos en partidos como el del domingo. A pesar de no estar presentes, el Yeclano Deportivo salió activado y con ganas de tratar el esférico, sin complejos ante un histórico Real Murcia, que poco a poco se iba adueñando de la situación. Los futbolistas lo daban todo en cada acción, y fruto de ello llegó un susto tremendo en los primeros compases del partido, cuando Chumbi y Pedro García sufrieron un encontronazo que terminó con ambos por el suelo necesitando asistencia médica.

Pasado el susto, fue el Real Murcia el que buscó con más peligro el marco rival, y pudo adelantarse con un excelente remate de cabeza de Alberto Toril que dio en el larguero. Los locales también tuvieron alguna, casi siempre en las botas de su delantero ghanés Karim Abubakar, que está en todas y lucha constantemente, pero que tiene cierta tendencia a abrir los brazos cuando salta, lo que le provocó una tarjeta y media siendo sustituido en la segunda mitad, cuando el marcador todavía estaba por estrenar.

Aprovechar las faltas laterales son algo necesario en los equipos de Segunda B, y el Yeclano se adelantó en el minuto 63 de esta manera, al rematar Chino un balón de Álex Vaquero. Mi primera impresión fue que Chino había realizado una genialidad rematando con el culo, pero al ver la repetición tuve dudas de si remató con la cabeza o el balón dio en la pantorrilla de un defensa del Murcia antes de alojarse en la portería, sea como fuere, el gol subió al marcador, y los locales se abrazaban en piña por la ilusión de ganar a todo un Real Murcia. Unos aficionados locales lo celebraban desde su terraza colindante al vetusto estadio.

Pero, a medida que pasaban los minutos y se acercaba el final, ya con el cielo teñido de noche, el conjunto grana embotelló a su rival y comenzó el asedio. En el minuto 83, Baró remató con la cabeza y de forma magistral para igualar la contienda y, a penas cinco minutos después, en el minuto 88, Victor Curto remató de volea «zinediana» para dar el triunfo al equipo visitante. El Real Murcia se llevó finalmente los tres puntos para acercarse al liderato, el Yeclano Deportivo, al contrario, sigue sin ganar, y es último de la tabla, estuvo esta vez muy cerca de lograr su primera victoria.

El fútbol sin V.A.R y sin parones me apasiona más que la Liga, la Champions y el fútbol negocio. Lo disfruto mucho más, y a medida que presencio remontadas, derbis y más batallas me voy volviendo más adicto. Miedo me da que vuelva la gente a poblar estos campazos, porque sé de uno que gastará mucho dinero en disfrutar de este espectáculo in situ, recorriendo todo el país, reencontrándose con el fútbol de siempre, el de verdad, el del otro día en Yecla.