Antonio José Orejuela Rivero

El 3 de diciembre de 1988, se disputó probablemente el derbi más polémico entre Real Madrid y Atlético de Madrid, fue en el Bernabéu, y en un partido loco, Futre y Buyo empezaron a hacer teatro moderno, y del bueno. Como actor secundario apareció Orejuela, y el pobre chaval acabó expulsado del terreno de juego al creer el árbitro que había agredido a Buyo.

Orejuela, se formó en Alemania, donde se hizo un nombre en las filas del FSV Frankfurt. En 1984 retornó a España y fichó por el Salamanca, después jugaría a buen nivel en el Real Mallorca y en 1988 llegó al Atlético de Madrid. Allí conoció a Donato y su Fuerza para Vivir, y se agarró a la Iglesia Evangélica. Vivía en un piso en Las Rozas, donde tuvo algún problemilla con algún vecino de mal descansar. Como futbolista, aportaba mucho desgaste al centro del campo del Atleti, apodado «el motorcito», jugó 5 temporadas en el club del Manzanares, y si no hubiera sido por las lesiones hubiera podido llegar más lejos de lo que llegó. 

Pasó también por el Rayo Vallecano, volvió al Mallorca y se retiró en el At.Baleares. En Mallorca se quedó a vivir y ha regentado varios negocios. El 25 de mayo del 2000, Orejuela estaba ingresado en la UCI por unos problemas cardíacos, y su amigo Donato le dedicó un gol de fe con el que el Deportivo ganaba la Liga.

Cromo Ediciones Este Orejuela Atlético