Francisco de Borja Agirretxu Barreiro

Hoy el Celta de Vigo visita el nuevo San Mamés, un partido especial para mucha gente, y también para Borja Agirretxu, que defendió ambas camisetas. 

Natural de Getxo, llegó en edad de juveniles al Athletic Club y tras unos buenos años en el Bilbao Athletic, Txetxu Rojo lo hizo debutar con el primer equipo de los leones en el año 1990. 

Solía jugar de lateral izquierdo y hacía suya la banda con su pundonor y también mostrando velocidad y habilidad en el manejo del balón. Un lateral cumplidor, de esos que los ves jugar y piensas «mira este tío como cumple».
En busca de más minutos salió cedido al Real Valladolid, y después fichó por el Celta de Vigo donde estaba su gran valedor, Txetxu Rojo. En Vigo, Agirretxu empezó fuerte, y estuvo cumpliendo desde el 91 al 97, hasta que el 4 de enero de 1997 dio positivo por nandrolona en un control antidoping. El vasco siempre negó haber tomado nandrolona conscientemente, pero se convirtió en el primer caso de dopaje en la Liga y fue sancionado durante seis meses por ello, además del largo tiempo que permaneció sin jugar mientras se resolvía el caso. Otros deportistas que posteriormente también dieron positivo corrieron mejor suerte.

Agirretxu cumplió la sanción, y no vistió más la camiseta celeste del Celta, pasó al Compostela y se reencontró con el auténtico fútbol en clubes más modestos, volviendo a sentirse importante de nuevo en un equipo. 

Hoy, quizá vea el partido entre sus dos ex-equipos, uno el que lo hizo debutar en Primera y el otro con el que más partidos jugó.

Cromo Ediciones Este Agirretxu Celta