Haim Revivo

«El Celta ilumina Anfield» titularía un popular diario de este país después de que el 8 de diciembre de 1998 el Celta se impusiera al Liverpool en Anfield.

El club de Vigo tuvo su gran época a finales de los 90, y el 8 de diciembre de 1998, y aquella victoria por 0-1 es de los partidos más recordados por el celtismo. Un futbolista israelí con una zurda prodigiosa, Haim Revivo, marcó el gol de la victoria al culminar con un derechazo una gran jugada individual.

Revivo era exquisito, con buena técnica, rápido y le pegaba magistralmente a la pelota, siendo un especialista en el golpe franco. Además, se entregaba mucho en cada partido y tenía gol. Marcó muchos goles con el Celta, goles que después celebraba alegremente, muchas veces haciendo una voltereta. En el recuerdo aquel maradoniano gol en Anfield, en el que partió en carrera desde la izquierda y al no encontrar el modo de pasar el cuero a algún compañero, tuvo que improvisar dos recortes de manual para sentenciar con su pierna derecha. Un gol que servía para conquistar uno de los mayores templos del fútbol.

Era un gustazo ver sobre el césped el talento de Revivo, una de las piezas claves de un maravilloso Celta de los 90, época en que Tebas era todavía un «mindungui», y los horarios de los partidos se cambiaban solo para que Revivo pudiera celebrar el Yom Kipur.

Tras el Celta jugó en la Liga turca, en Fenerbahce y Galatasaray, y volvió a su país para retirase, probablemente como el mejor futbolista de la historia de Israel.
Se buscan Revivos.

Cromo Ediciones Este Revivo Celta