Mehmed «Meho» Kodro

Interesante partido liguero en el Camp Nou entre Barcelona y Real Sociedad, y aunque Koeman e Imanol todavía vestían de corto en la última vez que los txuri-urdin lograron sacar algo positivo del templo azulgrana, esta Real Sociedad trae consigo las mejores sensaciones de los últimos 25 años. Además, el Barça anda enrarecido desde hace tiempo, la oportunidad para los vascos es inmejorable. Qué bien le vendría a los dos conjuntos los goles de un tal Meho Kodro, delantero demoledor que goleó para ambos equipos en la década de los 90.

El bosnio llegó a la Real Sociedad en 1991 procedente del Vélez Mostar, huyendo a la vez del conflicto que arrasó su país. Anímicamente afectado por la guerra, en el campo expresaba su rabia a base de golazos, conocidos como «kodrazos», y se destapó como un gran goleador, de los mejores de la historia txuri-urdín. En la Real Sociedad fue un delantero muy prolífico, se llevó muchos chuletones con sus goles y Johan Cruyff mostró su interés en Kodro, que fichó por el Barça en 1995.
En un Barcelona de cambios, el bosnio no fue el delantero que había impresionado en la Real Sociedad, la confianza y las lesiones le privaron de triunfar en un grande como el Barça. Partió a Tenerife en 1996, donde jugaría tres temporadas, y se retiraría finalmente en el Deportivo Alavés. 

Sus mejores años, sin duda, en la Real Sociedad, donde se convirtió en una máquina de hacer goles. En la actualidad se dedica a entrenar, y a ver los partidos de su hijo, Kenan Kodro, que aunque nació en Donostia juega en el Athletic y es internacional con Bosnia.

Cromo Kodro Real Sociedad Ediciones Este