Aitor Begiristain Mugika, «Txiki»

Hay Supercopa moderna en España, hay Premier en Inglaterra, hay Copa Libertadores, se juega un Real Sociedad-Barcelona, ¿habrán elecciones en Can Barça? huele a fútbol por todo el mundo, y nuestro querido «Txiki» no da abasto con todo lo que acontece el balón.

En sus tiempos, tanto en la Real Sociedad, como en el Barcelona, como en el Dépor y la selección, este pedazo de futbolista brilló por su velocidad, su dribling y un enorme instinto goleador. Beguiristain destacó muy joven como Txuri-urdín, en la gran Real Sociedad de los 80 y llegó de la mano de Cruyff al Barça, junto a sus compañeros Bakero y “la Bomba” López Rekarte; aunque siempre se rumoreó que el autor de los «fichajes vascos» del Barça no fue Cruyff, sino Javi Clemente, que era en principio el elegido por Nuñez para entrenar al club.

Rodeado de vascos, Txiki ganó de todo con el Barcelona en la época del Dream Team, siendo pieza fundamental en el ataque y en el vestuario. Las internadas, las carreras y la forma que tenía de definir ante el portero eran marca de la casa de un hombre que siempre gustó al aficionado culé. Ya en 1995, con la carta de libertad pasó al Dépor de Toshack, al que ya conocía de sus años en la Real, y rindió todavía a buen nivel. Se retiró en Japón, y tras hacer de comentarista y presentador mostrando su buen nivel de catalán en TV3, ocupó el cargo de director deportivo en la era de Joan Laporta en el Barcelona.

De 2003 a 2010, gestionó de manera brillante el Barça, ganó cuatro ligas, dos copas de Europa y una copa; y el millonario Manchester City se fijó en él en 2012 para que ocupara el cargo de director deportivo donde sigue rastreando el mercado de fichajes con su inteligencia y su enorme sabiduría futbolera.
Un crack simpático.

Cromo ediciones este Real Sociedad. Txiqui Beguiristain.