Jesús Mariano Angoy

Victor Valdés ha decidido salir del banquillo del Horta, equipo de barrio barcelonés actualmente en la Tercera División, y su sustituto es otro ilustre portero que defendió la portería del Barça, Jesús Mariano Angoy.

Angoy, natural de Alagón, comenzó como portero en el Calatayud, y de allí pasó a las categoría inferiores del Barça. En la temporada 89/90 salió cedido al Logroñés, y en la ciudad del vino pudo disfrutar de una temporada espectacular, eso sí, desde el banquillo, pues nunca pudo arrebatarle el puesto al portero argentino Luis Alberto Islas. Volvió a Barcelona para convertirse en el portero del Barcelona B, y para conocer a la hija de Johan Cruyff, con quien contrajo matrimonio apenas seis días antes de la final de Wembley que dio al club azulgrana su primera Copa de Europa.

Tras el casamiento, pasó a formar parte de la plantilla del primer equipo, como tercer portero. Su oportunidad llegó cuando Andoni Zubizarreta se fue del club y compitió con Julen Lopetegui y Carles Busquets por la titularidad. El vasco se mostró muy nervioso desde la pretemporada y cuando Busi (el titular) tuvo el accidente con la plancha, Cruyff tuvo que elegir entre Lopetegui o su yerno, y eligió a su yerno. «Los dos puntos contra el Tenerife son muy importantes para el Barcelona» aseguró Angoy días antes del partido, cuando se especulaba con su titularidad y cuando la victoria ya valía 3 puntos. No tuvo suerte en los partidos en que defendió el marco azulgrana y, a pesar de tener buenos reflejos, no convenció a la grada que siempre le echaba en cara su relación con el entrenador. Al finalizar la temporada 95/96, Cruyff y Angoy dejaron el club, y tras un breve periodo en el Córdoba, el portero decidió colgar los guantes.

En ese momento se terminó el Angoy portero y nació el Angoy pateador y su loca aventura en el fútbol americano. Se enroló en el Barcelona Dragons y se convirtió en un kicker de renombre en la NFL europea. Tras años disfrutando del fútbol americano y consagrado como uno de los mejores, le llegó una oferta del Denver Broncos de los Estados Unidos. Hubiera cobrado una pasta, hubiera tenido una experiencia increíble, pero con 33 años decidió que lo mejor era no hacer locuras. Finalmente colgó el casco en 2003 con el Bergamo Lions.

Volvió al fútbol, ha entrenado en las categorías inferiores del Club Esportiu Europa, también al juvenil del Hospitalet, al Morell, a La Palma y ahora llega al banquillo del Horta post Valdés. Su hijo Jesjua Angoy-Cruyff también ha sido futbolista profesional. La de historias que podrá contar Jesús Mariano.

Cromo Angoy Ediciones Este Barcelona