Fernando Muñoz García «Nando»

Se enfrentan Sevilla y Barcelona por un puesto en la final de Copa, y vamos a recordar a un futbolista que no le vendría mal a ninguno de los dos equipos, un defensa fuerte e inexpugnable que defendió el escudo de ambos equipos, un tal Nando.

Natural del barrio de La Macarena, Nando creció en el Sevilla y se formó como centrocampista, aunque debido a su corpulencia fue retrasando su posición hasta jugar como defensa central. Johan Cruyff que estaba configurando su Dream Team, quiso incorporarlo a la plantilla azulgrana en 1990, y aprovechar así su envergadura y su buena salida de balón. El holandés, consiguió una cesión por dos años del bravo defensa sevillano. En el verano del 92, tras ganar la Liga y la primera Copa de Europa con el Barça, el Sevilla lo repescó, aunque el Real Madrid abonó la cláusula de rescisión del jugador en una rocambolesca operación que lo llevó directamente al Bernabéu, y que acabó con denuncias del Barça al Sevilla.

Ya en Madrid, su rendimiento fue de más a menos, y tras cuatro temporadas fichó en 1996 por el Espanyol de Barcelona. En el conjunto perico se afianzó en la zaga, llegando a levantar una Copa del Rey ya en el año 2000.
Fue ocho veces internacional, este defensa duro, muy fuerte, que iba muy bien de cabeza y que fijo que no se pierde el partidito de esta noche entre dos clubes que se vieron en los tribunales envueltos por su nombre.