Anton «Toni» Polster

El Barça se puso en modo europeo anoche, y hoy le toca demostrar al Sevilla que el nivel de los equipos de la Liga sigue siendo alto. Si ayer Mbappe se exhibía en un Camp Nou vacío, hoy otra estrella del fútbol del futuro, el noruego Haaland amenaza con su Borussia al Sevilla. Pero a nosotros no nos gusta el fútbol moderno, así que vamos a recordar a un futbolista que disfrutaron en Nervión y que después fue leyenda en la Bundesliga, el austríaco Toni Polster, delantero muy potente que ya quisiéramos ver hoy vestido de blanco.

Y es que el austríaco era un goleador de gran envergadura y definición, que llegó a marcar 33 goles en la liga española en una temporada y no fue pichichi por culpa de Hugo Sánchez que lo enchufaba todo. Polster goleó en el FK de Austria, de allí pasó al Torino y en 1988 llegó al Sevilla para ser la referencia en ataque. En 1991 se fue al Logroñés, donde siguió anotando goles. En la 92-93 jugó en las filas del Rayo Vallecano aportando gol al equipo de la franja y después se fue a la Bundesliga donde marcó goles hasta con las canas en las filas del Colonia y posteriormente del Borussia Mönchengladbach. Se retiró finalmente en su país, en el Austria Salzburgo, en el año 2000, cuando todavía el club no había sido usurpado por una marca de bebida energética de sabor amargo. Con su selección jugó 95 partidos y anotó 44 goles.

Una leyenda del Sevilla y de la Bundesliga, delantero de muchos quilates.

Cromo Sevilla Polster Ediciones Este