Javier Adelmar Zanetti

El Inter se fundó tal día como hoy de 1908 y el jugador que más veces ha vestido su bonita camiseta ha sido el argentino Javier Zanetti.

Y qué decir de tan gran futbolista, cuando uno se encuentra a un tipo como Zanetti solo puede quitarse el sombrero y aplaudir. Un futbolista versátil, que podía jugar en cualquier posición del campo, y que siempre rendía bien, dándolo todo y contagiando de su espíritu luchador al resto del equipo. 
El Inter tiene fama de comprar caros futbolistas que luego han tenido un rendimiento desastroso, pero con Zanetti ocurrió todo lo contrario. El de Avellaneda había despuntado en Talleres y Banfield y llegaba muy joven a Italia, en el año 1995, cuando solo los mejores jugaban en el campeonato italiano. 
Solía desempeñarse como lateral derecho, y utilizaba sus piernas musculadas para subir y bajar como los buenos carrileros tienen «mandao». Fuerte, veloz y con un fondo físico impresionante, se hizo amo y señor del carril derecho tanto en el Inter como con la selección argentina, y con su marcado carácter ofensivo dejó varios goles para el recuerdo; como aquel de la final de la UEFA del 98, o como el que marcó a Inglaterra en el mundial celebrado el mismo año. 

Casi en 20 temporadas se enfundó la zamarra neroazurra del Inter. Es el futbolista argentino con más partidos disputados en la serie A, y el que más ha jugado en el Inter, por delante de Bergomi. 
Un auténtico crack, dentro y fuera del terreno de juego, pues su carisma fue creciendo al dedicarse a innumerables causas sociales. Un ejemplo.

Cromo Panini Zanetti