Juan Antonio Pizzi Torroija

«Pizzi, sos macanudo» repetía una y otra vez un famoso periodista radiofónico cuando el argentino marcó en los últimos minutos el gol que culminaba la histórica remontada en aquel maravilloso partido de Copa que nos ofrecieron Barcelona y Atlético de Madrid el 12 de marzo de 1997.

Fue un partido inolvidable, con victoria final para los azulgranas por 5-4, y Pizzi tuvo su momento de gloria al empalmar un rechace de Molina que daba el pase de la eliminatoria al Barça.
Y es que Pizzi tenía olfato para el gol, lo había demostrado en Rosario Central, y tras un breve paso por México llegaba en 1991 al Tenerife, donde dejó claro su instinto goleador. Pasó por el Valencia sin éxito, y volvió a Tenerife. En la temporada 1995/96 Pizzi hizo un temporadón, marcando 31 goles en Liga y logrando el trofeo Pichichi. El Fc Barcelona lo contrataría para la 96/97 y fue determinante para ganar la Copa del Rey, con aquel gol al Atlético de Madrid, y con un gol en la final ante el Betis. Jugó después en River Plate, Rosario Central, Porto y Villarreal, y representó a España en la Euro del 96 y en el mundial del 98, ya que se nacionalizó español.

Se convirtió en entrenador, en la Liga lo vimos hace unos años como típico apagafuegos del Valencia, destacó como seleccionador de Chile, y actualmente dirige a Racing Club, donde su trabajo está siendo cuestionado. Ánimo Pizzi, sos macanudo.

Cromo Ediciones Este Pizzi Barça