Alfonso Pérez Muñoz

Le guste o no a la gente siguen los partidos de Liga, lo de siempre, lo de toda la vida, y en la lucha por el título se encuentra el Barcelona que disputará hoy su partido contra el Getafe.

Recordemos a Alfonso, el hermano de Iván, natural de Getafe y formado en el Real Madrid, equipo donde debutó en el primer equipo con tan solo 18 añitos. Era un delantero habilidoso e inteligente, con mucho gol, que sudaba por cada balón dividido y que además tenía mucho sentido del equilibrio. 

En 1995 fichó por el Real Betis, y en el conjunto verdiblanco se convertiría en uno de los mejores delanteros de la Liga. «Qué bonitos, qué bonitos son los goles de Alfonsito…» cantaban algunos. Fue Oro olímpico en Barcelona 92 e internacional absoluto en 38 ocasiones, dejando para la historia aquel gol a Yugoslavia en la Euro del 2000. 

Muchos además lo recuerdan por su modernidad, al ser de los primeros en utilizar botas blancas. Además, este madrileño hizo unas polémicas declaraciones cuando fichó por el Barça, asegurando que era fan del Barça desde pequeño y que cumplía un sueño. 
Estuvo dos temporadas en el Barça con muy pocos minutos, lesiones y poco éxito, y jugó después en el Olympique de Marsella antes de retirarse en el Betis.
A pesar de no haber jugado nunca en el Geta, el estadio del club azulón lleva su nombre. Alfonso, un delantero técnico y exquisito, bonito de ver. Del Getafe y del Barça, y del Betis y del Madrid.

Cromo Alfonso Ediciones Este