Pablo Oscar Cavallero

Vuelve la Liga, que ayer se apretó por arriba, y lo hace con un partido entre Celta y Levante, así que, con permiso de Manchev, vamos a recordar a un guardameta que militó en ambos equipos, Pablo Cavallero.

Cavallero saltó al fútbol profesional de la mano de Vélez Sarsfield, y tras su paso por Unión de Santa Fe y su paso por el combinado nacional en Francia 98, el Espanyol de Barcelona se hizo con sus servicios. Una única temporada estuvo en el cuadro periquito, pero con él bajo palos el Espanyol se proclamó campeón de Copa. La temporada siguiente fichó por el Celta, club con el que rindió a gran nivel y llegó a conquistar el trofeo Zamora en la 2002-03. 
Era un portero con carácter, seguro y práctico, al que no le gustaba adornarse y era un especialista en atajar penaltis. 
Mucha gente no lo sabe, pero Pablo Cavallero sobrevivió milagrosamente a un tiroteo cuando conducía su coche junto a Armentano después de un entrenamiento de Vélez. otro auto se puso al lado y comenzó a disparar, y Cavallero, que recibió un disparo en el pecho logró con mucha habilidad escapar conduciendo al estilo Tarantino. increíblemente pudo salvar su vida y su amistad con Armentano se hizo más fuerte. 

Precisamente con su colega tuvo otro incidente, cuando en partido de Liga española ambos chocaron y el portero quedó malparado sangrando abundantemente. Otra anécdota que se le recuerda fue en un partido contra el Arsenal, cuando emuló a Harald Schumacher y asestó un patadón a Denis Bergkamp que el argentino recuerda así:

«Thierry Henry caminaba con la pelota en el centro de campo como vacilándonos y yo preguntaba ¿Es que nadie le va a pegar una patada? Yo estaba caliente. En eso le meten una pelota picada entre los centrales a Bergkamp y digo ¡Ésta es la mía! ¡Perfecto! Y le tiré a la cara, viste. Le tiré a romper ¿Viste cuando se te sale la cadena? El árbitro pitó saque de puerta y mi padre estuvo un mes sin hablarme.»

Seguro que podéis ver las imágenes en el You Tube, nosotros no nos hemos atrevido a hacerlo. 

Siguió jugando, en 2004 fichó por el Levante y tras unas temporadas se retiró en Peñarol. 
Con la selección de Argentina jugó 20 paridos, formando parte en los mundiales del 98 y 2002, y en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96. 

En la actualidad es director deportivo de Vélez, y el pasado febrero fue imputado por homicidio culposo al atropellar a un señor de 57 años que perdió la vida en el acto, un drama.

Pablo Cavallero cromo Ediciones Este