Gary Alexander Neville

«Todos los aficionados al fútbol deberían unirse hoy detrás de lo que han hecho los aficionados del Manchester United porque, sinceramente, lo que los propietarios hicieron hace dos semanas fue realmente peligroso para el fútbol inglés, no debemos olvidar eso».

Pues no hubo Manchester United-Liverpool ya que los fans del United no lo permitieron. Y es que los seguidores de los red devils siguen muy enojados con la familia Glazer, propietaria del club, que había dado el visto bueno a la superliga europea. Y ha salido toda una leyenda del club como Gary Neville para alentar a los aficionados de todo el mundo en su unión contra los modelos que acabarían con el fútbol tal y como lo conocemos.

La familia Neville lleva el deporte en la sangre, su padre Neville Neville fue jugador de cricket y Gary y su hermano Phil tiraron por el fútbol. Gary, se convirtió en todo un one club man, y fue uno de los jóvenes canteranos que apadrinados por Alex Ferguson marcaron época en Old Trafford. Gary no tenía un fútbol vistoso, no sobresalía en nada, pero pocos llegaban a su nivel en cuanto a ganas y pundonor. Estas cualidades, le permitieron no solo convertirse en un habitual en el once del Manchester United durante dos décadas, si no a demás, ser uno de los preferidos de la afición. Su compromiso fue el mismo en la selección inglesa, donde jugó 85 partidos, uno de los que más lo han hecho.

Desde 1992 hasta 2011 se mantuvo en el primer equipo del Manchester United, su único club, consiguiendo en 1999 y en 2008 la Copa de Europa, los dos títulos más importantes de su extenso palmarés. Cuando colgó las botas se puso a entrenar, y fue asistente de Roy Hodgson en la selección inglesa. No le gusta que una familia americana decida el futuro del Manchester United, pero bien que aceptó sentarse en el banquillo del Valencia cuando su socio Peter Lim se lo propuso. Al Valencia llegó en diciembre de 2015, puso a Miguel Ángel Angulo a su lado, pero no pudo cambiar la dinámica perdedora de un equipo abatido. En una visita al Camp Nou, encajó un 7-0 y finalmente fue despedido en marzo de 2016.

Ahora parece que se ha cansado del fútbol de magnates y mangantes, o al menos, no los quiere en su equipo.

Gary Neville, el amigo de Peter Lim, se convierte ahora en una de las voces contra la familia Glazer. Todo un hombre de club alentando a los aficionados de todo el mundo.
Gary Neville