Miquel Soler Sararols

Hace 33 años todo era ilusión en la afición perica, el Espanyol había realizado un partidazo en la ida de la final en Sarrià y aquel 3-0 parecía que no se podría remontar. Losada marcó dos goles, y el otro fue obra de Miquel Soler, al que vamos hoy a recordar. 

Natural de un pueblo de Girona (Hostalets de Bas) jugó varios años en el Olot y empezó su carrera como profesional en el RCD Espanyol en los años 80. Una vez llegó al fútbol profesional, se convirtió en uno de los mayores trotaclubes de nuestro fútbol. 

Pocos futbolistas pueden presumir de haber jugado en tantos equipos de España, y de los buenos. Miquel Soler fue futbolista y hoy podría ser un buen guía turístico ya que jugó en el Espanyol, Barça, Atlético de Madrid, Sevilla, Real Madrid, Zaragoza y Mallorca durante las 20 temporadas que se mantuvo jugando en Primera. 

Tenía un enorme físico, muy atlético, y podía jugar tanto de centrocampista como de lateral izquierdo. Era todo un pulmón. Cumplió en todos los equipos donde jugó y fue internacional con la selección española en nueve ocasiones, disputando la Eurocopa de Alemania 88. Un mítico de la Liga, y que ha logrado ganar la Copa del Rey con tres equipos diferentes. No era un futbolista de marcar goles, pero aquel 4 de mayo marcó uno en la ida de la final de la UEFA del 88 ante el Bayer Leverkusen.

Amante del sol y de la playa, se le ha visto mucho jugando a voleibol, a fútbol playa, o a futboley, y ha trabajado y entrenado al Mallorca. Un atleta.

Miquel Soler Cromo Ediciones Este