Anthony «Tony» Yeboah

El gran Yeboah fue en sus tiempos un delantero potente, una máquina de anotar chicharros imposibles, un portento físico que cuando chutaba trallón no había quien pudiera atajar sus disparos. Yeboah ha sido uno de los mejores futbolistas de la historia de Ghana y de África.

Un delantero fuerte que tras destacar en su país fue fichado por el Saarbrücken de la segunda división alemana. Tras dos temporadas fichó por el Eintracht de Frankfurt y allí se consolidó como uno de los cracks de la Bundesliga, convirtiéndose en el primer máximo goleador de raza negra en la historia de la competición.

En el Eintracht mostró un gran nivel, pero cuando Jupp Heynckes ocupó el banquillo del Eintracht, Yeboah tuvo que marcharse por sus diferencias con el entrenador alemán, y su destino fue la Premier, el Leeds United. En Inglaterra continuó dando recitales de goles espectaculares y tuvo buenos registros. Volvió a Alemania, al Hamburgo, y finalmente se retiró en Catar con 36 años.

Un crack, un futbolista tremendo, de los 90, cuando el fútbol estaba plagado de atacantes increíbles.

Anthony Yeboah