Antonio José Gómez Ramón “Pizo Gómez»

Varios son los futbolistas que han defendido tanto la camiseta rojiblanca del Athletic Club como la del Atlético de Madrid. Desde los orígenes, en los que los madrileños eran una sucursal de los vizcaínos, hasta los tiempos modernos, con Raúl García como caso más reciente, encontramos futbolistas que militaron en ambos equipos. Por ejemplo: Pizo Gómez.

Antonio José Gómez Ramón, natural de Eibar, fue en sus tiempos mozos un bravo centrocampista archiconocido como Pizo, que era todo entrega, lucha y pundonor. Debutó con el Athlétic Club en primera división en 1985, tras jugar en el Eibar y en el Lleida (cedido). Jugó después en Osasuna, y sus actuaciones en Pamplona le valieron para fichar por el Atlético de Madrid. Después jugó en Rayo Vallecano, Espanyol, Eibar e Izarra, donde se retiró.

Pizo es, además, el protagonista de una historia de motivación de Luis Aragonés sobre Futre antes de la final de Copa del 92. Según cuenta la leyenda, esa temporada se cruzaron en un atasco en la M-30 un coche con varios jugadores del Real Madrid con el auto de Pizo. A los futbolistas del Real les dio por hacer guasa con Pizo, se cachondeaban de él y le decían «Pizo eres nuestro ídolo». Pues bien, el día de la final de Copa en el Bernabéu, que se disputaban Atlético y Real, el Sabio de Hortaleza, irrumpió en la habitación de Futre antes de las 7 de la mañana a porrazo limpio, puso su cara a dos centímetros de la legañosa del portugués y le dijo: «Señor Paulo, hoy usted debe vengar a Pizo por aquellos incidentes en la M-30». De sobras son conocidos los métodos que empleaba Zapatones para motivar a los suyos, y Paolo Futre aquel día vengo las mofas sobre Pizo.

Cromos Ediciones Este Pizo Gómez