Avelino Riopedre Muiña

En la década de los 90 jugaron muchos futbolistas muy recordados por su carisma. Uno de ellos es Avelino del Sporting, un prometedor centrocampista en aquella década que de bien seguro recuerdan nuestros seguidores sportinguistas.

Fue en sus tiempos un centrocampista de los que siempre quieren los entrenadores tener en su plantilla, con buena talla, carácter y que no perdía nunca la colocación. Con tan solo 20 años ya estaba en el primer equipo y los más sabios de El Molinón se apresuraban a decir «este llegará lejos». Su porte y su elegancia (jugaba a veces con las medias bajadas a lo Gordillo) y esa cabeza siempre alta mientras golpeaba el balón con clase le catapultaron como uno de los futbolistas con más futuro de la Liga. En el recuerdo, un golazo suyo al Mallorca en el que dejó constancia de su gran disparo a puerta.

Todo un JASP (joven aunque sobradamente preparado) de la quinta de Juanele, y un año menor que Abelardo y Luis Enrique. Pudo salir como ellos, pudo cambiar de club, pero prefirió ser fiel a sus ideas (del Sporting hasta la médula) y quedarse en el club de sus amores con la intención de hacerlo grande. Sin embargo, su rendimiento bajó y salió del club tras el descenso de 1998, después de unos desastrosos resultados en Liga.

Siguió jugando a fútbol, aunque no en la élite, y alejado de los focos defendió el escudo de equipos más humildes como la Cultural, el Zamora, el Torredonjimeno y el Martos, donde se retiró finalmente en 2007.

Hoy cumple 50 años Avelino. Aquel prometedor centrocampista de los 90.
Cromo Avelino Sporting Ediciones Este