Ciriaco Sforza

«Ciri» para los amigos.

Con motivo del Suiza-Italia de hoy, vamos a recordar a un futbolista suizo descendiente de italianos: Ciriaco Sforza. Todo un jugón de los buenos de la década de los 90. 

Ciri nació y creció en Wohlen, formándose como futbolista en el FC Villmergen y en el FC Wohlen. En 1986 pasó a jugar para las categorías inferiores del Grashopper de Zurich, y el entrenador Ottmar Hitzfeld lo alternó en el primer equipo pero jugando de lateral. En busca de tener minutos jugando en el centro del campo Sforza salió al FC Aarau en 1989, y un año después volvió al Grasshopper ahora si para convertirse en el eje del equipo jugando en la medular. 

Era un medio fino y exquisito, con mucha visión de juego, llegada y un buen golpeo de balón, y en 1993 varios equipos de la Bundesliga se interesaron por él. Fichó por el Kaiserslautern, que logró un subcampeonato y un quinto puesto en las dos temporadas en que disfrutó del buen hacer del suizo en sus filas. Además, el suizo tuvo una buena actuación en el mundial de USA 94. 

Por petición personal de Otto Renhagel, llegó en 1995 al Bayern de Munich y aunque logró levantar la Copa de la UEFA aquel año, los problemas del vestuario del gigante bávaro, lleno de vacas sagradas como Klinsmann y Matthaus propiciaron su salida al Inter de Milan como petición expresa del entrenador Roy Hodgson. No tuvo continuidad en el Inter, y aunque llegó a jugar otra final de la UEFA, decidió volver a Kaiserslautern, donde se sentía como en casa. Un Kaiserslautern que venía de ascender, recobró el buen juego con Sforza y conquistó la Bundesliga de la 97/98, gran hazaña que propició que el suizo se convirtiera en ídolo y leyenda del club. 

En el año 2000 decidió darle otra oportunidad al Bayern, donde jugó dos temporadas y levantó otra Bundesliga para después jugar una tercera etapa en el Kaiserslautern, ya mermado por las lesiones. Su adiós del Kaiserslautern y del fútbol no fue ni el esperado ni el merecido, motivado tras unas críticas que le llevaron a la suspensión en el año 2005. 

Tras colgar las botas entrenó a varios equipos suizos.

Ciriaco Sforza Panini USA 94