Darío Javier Franco Gatti

«¿Dónde vas Dario Franco por qué vienes hacía aquí?

Voy corriendo al fondo norte porque acabo de marcar un golazo de cabeza y os lo vengo a dedicar».

Qué buenos recuerdos dejó el argentino Darío Franco en el Real Zaragoza en una de las mejores épocas que se le recuerdan al club maño, cuando era un equipo puntero en primera. Y es que Darío era un centrocampista defensivo cumplidor, de garra y mucho carácter, un futbolista capaz de dejarse la piel del escroto en el mismo terreno de juego. Uno de esos que cala en la afición.

Llegó al Zaragoza en 1991 procedente de Newell’s Old Boys, y dejó muy buen recuerdo por su excelso dominio del balón aéreo que tantas veces celebró con gol la Romareda. Tras ganar una Copa del Rey y la mítica Recopa de Europa, puso rumbo a México, donde jugó en Atlas, y se convirtió más tarde en leyenda en Monarcas Morelia.

A nivel de selección ganó la Copa América en dos ocasiones, 1991 y 1993, con la selección argentina. Ha ejercido de entrenador y también se ha ganado el respeto y el cariño de la gente desde los banquillos. Ha entrenado a diferentes clubes de México, Chile, Argentina, Colombia y los Estados Unidos.

Cromo Darío Franco Ediciones Este