Enrico Chiesa

Mirad lo que publicábamos hace apenas dos años sobre Federico Chiesa. El hijo del gran Enrico. ¿Supera el hijo al padre?:

«Los que ayer vieron el partido del Europeo sub-21 que enfrentó a Italia con España, seguramente fueron transportados en el tiempo al escuchar los goles de un chaval llamado Chiesa. Efectivamente, Federico es hijo de Enrico (Enrique Iglesia), el que fuera uno de los mejores delanteros de Italia cuando en Italia salían grandes delanteros. Nacido en Génova, Enrico Chiesa se formó en el Pontedecimo, de donde pasó a formar parte del primer equipo de la Sampdoria a finales de los 80, cuando los blucheratti tenían uno de los mejores equipos del campeonato italiano. En busca de minutos salió a jugar para equipos más modestos de la serie B y C, volviendo a la serie A como goleador en Cremonese en 1994. Fue repescado por la Sampdoria, donde esta vez sí triunfó, y en 1996 el Parma desembolsó una gran cantidad de dinero para hacerse con sus servicios. Era un delantero versátil, rápido, con buen regate, técnico y mucha pegada, y en Parma conformó una buena delantera junto a Hernán Crespo, legando a conquistar una Copa de Italia y una UEFA. Tras tres años en el equipo emiliano, fichó por la Fiorentina de Batistuta en 1999. Allí las cosas no le fueron del todo bien, aparecieron las lesiones y fue decayendo su juego. Todavía le dio tiempo a jugar un año en la Lazio, y después en equipos modestos, retirándose definitivamente en el Figline con 40 años. Ahora su hijo, que se ha formado en la escuela de la Fiorentina, sigue los pasos de su padre, y ya está dando que hablar en la selección italiana sub21. El padre jugó un mundial y una Eurocopa con la azzurra, y fue uno de los delanteros más cotizados en su momento. Veremos hasta dónde llega Federico».

Odio el fútbol Moderno a 17 de junio de 2019.

Pues Federico marcó ayer el gol de Italia ante España y disputará ya una final de Eurocopa en el mágico Wembley. Siempre es bonito ver a los hijos jugar al nivel de los padres, o superarlos. Parece que definitivamente Federico tiene mucho futuro.

Panini Chiesa Parma