Enzo Francescoli

Es «el Príncipe», uno de los futbolistas con más talento que ha dado la historia del fútbol. El uruguayo era un mediapunta con una elegancia descomunal, con una clase impresionante, con una tremenda capacidad de improvisación y con una calidad sublime.

Su fútbol brilló en el Montevideo Wanderers, River Plate, Racing Club de Paris, Olympique de Marsella, Cagliari, Torino y una segunda etapa en River donde se consolidó como leyenda. No le hizo falta a este crack fichar por ningún grande de Europa para que fuera considerado uno de los mejores peloteros del mundo. A Enzo simplemente había que verlo jugar y disfrutar con su clase única, de la que por ejemplo quedó prendado Zinedine Zidane en su juventud.

Una calidad innata que todavía perdura cuando a su edad se calza las botas para jugar algún partido de homenaje. Como se salió por ejemplo en el homenaje al «Burrito» Ortega pese a tener ya casi 50 tacos.

Enzo era inmenso. Tampoco podemos olvidar la obra de arte que realizó ante Polonia en un amistoso con River en 1986. Una de las mejores chilenas que uno pueda recordar.