Grzegorz Jarosław Lewandowski

En la actualidad, uno de los delanteros más cotizados del mundo sigue siendo el polaco Robert Lewandowski. Hoy nos hemos levantado con ganas de recordar a otro futbolista polaco llamado Lewandowski. Un tipo que tenía sus cosas, un bigote y que jugó en el extinto Club Deportivo Logroñés.

Grzegorz, se desempeñaba como centrocampista y tenía el look de la vieja escuela polaca, muy al estilo Boniek o Kowalckzyc. Llegó a Logroño mediada la temporada 93-94 tras una inexplicable cesión por parte del Wisla Cracovia. Inexplicable porque Carlos Aimar, entrenador entonces del conjunto riojano dijo:

«Nadie ha tenido la delicadeza de venir a decirme las condiciones en las que llega Lewandowski. No sé nada, si está a prueba, si viene cedido, si le ficharon o si tiene los papeles en regla. Es una vergüenza».

Con palmaditas en el pecho, el futbolista salió a jugar 15 partidos y anotó un gol. Pero quedó totalmente defraudado porque se sintió estafado al cobrar una cantidad que él consideraba irrisoria:

«Me dijeron que lo que iba a cobrar era una buena cantidad. Para Polonia sí, pero para vivir en España, no».

Antes de terminar su cesión, Lewandowski pegó una buena “espantá” durante una concentración. Por este motivo, el empresario del vino y presidente del Logroñés, Marcos Eguizábal, lo sancionó duramente. Aun así, volvió a entrenar y a jugar con la blanquirroja para después volver a Polonia donde pasó la mayor parte de su carrera.

Cromo Lewandowki Logoñés