Jean-Marie Pfaff

«Me lo merezco» de Míchel, el partido del siglo, el gol de chilena de Rivaldo, la esperada retirada de los terrenos de juego de un tal Pablo Alfaro… de todo ocurrió un 17 de junio. Pero estamos en 2021 y los coches no vuelan, nos vacunan por culpa de una pandemia que nos dejó confinados, confitados y sin Eurocopa el año pasado, pero hoy vuelve a rodar el balón del torneo de naciones europeas para enfrentar a Dinamarca y Bélgica. Estas dos selecciones asustaban en los 80, así que vamos a recordar a un sobresaliente portero belga que creó escuela, un tal Jean-Marie Pfaff.

Pfaff comenzó a jugar profesionalmente en el KSK Beveren y cuando todavía era un niño imberbe ya ocupaba la portería del club belga con el que ganó una Copa y una Liga a finales de los 70. Era un portero de extraordinarias condiciones, fuerte, seguro, ágil, con reflejos, y capaz de hacer una parada tras otra revolcando sus rizos de oro por el barro que vestía antes la zona de acción del guardameta.En 1982, después del Mundial de España, fichó por el Bayern de Munich, y en el gigante bávaro se mantuvo hasta 1988. Ganó dos Copas alemanas y tres veces la Bundesliga, pero se le escapó la Copa de Europa.

Estuvo cerca de ganarla, en 1987 se topó con el Porto en la final y un año después el Real Madrid de Butragueño clamó venganza contra los germanos por su eliminación la temporada anterior. Era la época aquella de los partidos de tensión entre Bayern y Real Madrid. Hasta un tipo simpático como Pfaff, se veía superado en aquellos encuentros, y algún corte de manga se le escapó hacia la gradería blanca. Y es que Pffaf era la bestia negra del fútbol español.

En los cuartos de final del mundial de México 86, el portero belga puso el cerrojo en la portería y se impuso en la tanda de penaltis. Después de su ciclo en el Bayern volvió a su país para jugar en el Lierse, y un año después se aventuró y buscó en el fútbol turco una retirada dorada, en las filas del Trabzonspor.

A pesar de colgar los guantes hace ya casi tres décadas, Pfaff sigue siendo muy popular en su país, a parte de sus inolvidables paradones, Pfaff es famoso por sus apariciones como comentarista o por realizar un reality en plan Ozzy Osbourne en la televisión belga. Nunca hubiéramos imaginado esa faceta chustera de un portero tan soberbio, que se las vio durante su carrera con futbolistas como Maradona, Platini o Butragueño. JMP.

Panini Jean Marie Pfaff 1986