Jornada 5: La (mala) decisión

Miquel Sanchis

Cuando voy sobrio, y llega la hora de irme a la cama, intento analizar todas las decisiones que he tomado en el día y pienso en qué me he equivocado y en qué he acertado. La toma de decisión, tan importante en el fútbol de ahora como en la vida desde siempre. Y pienso: «mira, en esto he acertado, en esto me equivoqué”, “no debí contestarle así a aquel señor”, “debí haber venido a casa treinta minutos antes, no hacía falta aquel chupito de hierbas” o “mierda, continuo entrando al metro sin dejar salir, merezco una buena paliza”. Pienso si Bartomeu hacía lo mismo, y pienso en qué estado se encontraba él y su junta directiva para tomar tantas malas decisiones, una tras otra, hasta convertir al Barça en un equipo mediocre y sin alma, con unas instalaciones obsoletas y unas equipaciones horrendas. El proceso de despersonificación del que fue el club envidia del mundo ha sido radical, fruto de una serie de decisiones estilo “aguántame el cubata”. Y queda lo peor, disputar los partidos que quedan de la temporada. Estamos en septiembre, y el socio del Barça desearía estar ya en junio.

El 14 de junio de 2018, Antoine Griezmann no tuvo mejor idea que hacer un documental sobre la toma de su decisión. La de fichar por el Barça de Messi y Luis Suárez. El chaval, ya estaba buscando casa y se había sacado el Bicing para disfrutar al cien por cien de la ciudad condal. Pero, en contra de lo previsto declaró su amor al Atlético y decidió no fichar por el Barcelona. Se quedó en el Atlético, amplió su contrato y al año anunció su marcha al Barcelona. Una historia surrealista y una cadena de malas decisiones tanto por parte del jugador francés como por parte de la entidad catalana. El soci no entendía la obsesión de Bartomeu por traer a un jugador que un año antes había dejado en evidencia al club. Recordemos, además, que el brasileño Neymar declaró en aquel verano unas ganas locas por volver “al lugar de donde nunca tuvo que salir”. Antonie Griezmann no era el preferido por la afición, ni por el vestuario, ni por Messi. Pero, el francés acabó fichando por el Barça. Tras dos temporadas discretas, en el último segundo del mercado de fichajes del verano de 2021, la historia iba a tener un desenlace inesperado: Griezmann volvía al Atlético. El recibimiento de los aficionados rojiblancos fue esta jornada el esperado: pitos. Da la sensación que en las dos campañas que pasó en Barcelona Antoine no aprendió nada y es la mitad de la mitad del jugador que fue. Costará revertir la situación, seguro.

A Ángel Torres, presidente del Getafe, siempre le gustó que en el banquillo del Getafe se sentara alguien cuyos cromos coleccioné. Quique Flores, Schuster o Laudrup vivieron tiempos felices pero se descendió de categoría y una tal Bordalás se encargó de devolver al conjunto azulón a la élite y de construir un equipo con alma que miraba a Europa. Esta temporada, el técnico alicantino se marchó al Valencia y Ángel Torres decidió volver a los cromos: llegó Míchel. Cinco derrotas en cinco partidos, aunque cierto es que el calendario ha sido bastante tocapelotas con el conjunto azulón, que ya ha jugado contra Valencia, Barcelona y Sevilla. También contra el Rayo de Falcao, que le atestó un 3-0 el pasado sábado que duele de verdad.

El Tigre llegó a Vallecas también en el último día de mercado. Llegó, vio, escucho los pitos al presidente Presa, marcó y venció. Parece que la decisión de Radamel Falcao de volver a la capital de España aunque sea para jugar en el Rayo sí es acertada. Suena a bella historia de amor con el equipo de la franja, suena al sueño que un día tuvo un tal Hugo Sánchez.

Llevamos ya cinco jornadas aunque todavía estamos en septiembre. Estamos en septiembre y ya llevamos cinco jornadas de la Liga que más tiempo pierde de toda Europa. Algunos se arrepienten ya de sus decisiones. Falcao está en el Rayo y Luuk de Jong en el Barcelona. Ronald Koeman va a disputar una final cada jornada, y en el banquillo del Getafe ya comienzan a sonar nombres que no son el de Míchel. Alavés y Celta también pintan bastos. Griezmann acertó cortándose el pelo. Pues no va a ser largo esto, pues no queda liga, pues no hay decisiones que tomar. Y hay jornada entre semana.