José Manuel Reina Páez

Hijo de la leyenda Miguel Reina, destacó bajo palos Pepe Reina, un portero que sigue jugando en el fútbol moderno cerca de cumplir los 40.

Comenzó a jugar en la Escuela de Fútbol Madrid Oeste de Boadilla del Monte, pero en 1995 se integró en la Masía del FC Barcelona, donde su padre había sido portero durante buena parte de su carrera. Creció en el Barcelona y en 1999 ya realizó la pretemporada con la plantilla del primer equipo. No eran buenos tiempos en can Barça y, tanto las lesiones como las discutidas actuaciones de Dutruel y Arnau, le auparon a principios del nuevo milenio al marco del primer equipo y a ganarse la titularidad con Serra Ferrer. Con la llegada del portero Bonano, Reina quedaría de nuevo en un segundo plano, y en busca de minutos salió hacia el Villarreal.

En Villarreal se mostró muy seguro, disputando tres temporadas a un gran nivel y ayudando al club groguet a crecer y convertirse en un coco tanto en España como en Europa. Además, se consolidó como un especialista atajando penaltis. Tan grande fue su nivel demostrado en Villarreal que al termino de la campaña 2004/05 fichó por el Liverpool, uno de los clubes más laureados del mundo vigente campeón de Europa y que era entrenado por Rafa Benítez.

En Liverpool marcó época. Desplazó de la titularidad a Dudek, y se convirtió en el portero red que más minutos estuvo sin encajar gol en toda la historia, casi nada. Paralelamente a sus grandes años en Liverpool, fue un asiduo a las grandes citas con la selección, siempre a la sombra de otros grandes porteros del momento como Casillas, Palop o Valdés, pero aportando siempre unión al grupo y convirtiéndose en el animador del vestuario. Fue a los mundiales de 2006, 2010, 2014 y 2018 y a las Eurocopas de 2008 y 2012. En los triunfos de la mejor época de la selección española se le recuerda por ser el conductor de las celebraciones, micrófono en mano y cantando aquello de “camarero, camarero…»

En 2013 fue cedido al Napoli, después estuvo alegrando el vestuario del Bayern con Guardiola. Volvió a Nápoles donde se ganó el puesto y hasta fue vinculado a la mafia napolitana. Fue absuelto.

Ya siendo un portero muy veterano, defendió la portería de Milan y Aston Villa y tras la pandemia fichó por la Lazio un equipo que le va como anillo al dedo porque Pepe Reina es de esos que dicen que no son “ni de izquierdas ni de derechas” pero se le ve el plumero más que a nosotros.

Cromo Reina Ediciones Este