Juan José Valencia de la Serna

En nuestra infancia, imaginábamos a Juanjo Valencia parando un penalti al Valencia para poder comentar «Valencia para al Valencia». Era el sueño de todo periodista.

Vayamos al grano, Juanjo Valencia era un porterazo, y vaya como prometía el donostiarra cuando Heynkes le confió la portería del Athletic con tan solo 19 años. Valencia era un gato, espectacular en sus acciones y con muchos reflejos. Con esa mirada desafiante y esa seriedad poco habitual en un portero joven, cautivó a una afición que esperaba portero desde hacía años y todo apuntaba a que se convertiría en otro gran portero del Athletic. Pero, la llegada de Luis Fernandez (el machote) al banquillo bilbaíno le llevo a la suplencia.

Fue en su época uno de los preferidos en los onces de a Liga Fantástica Marca, donde rendía muy bien. Tuvo que salir finalmente y buscar minutos en el marco del Sevilla, Sporting, Nàstic y Racing; y finalmente se retiró en 2006. Dejó los guantes y se puso con la hostelería y la preparación de nuevos porteros. Otro gran portero vasco, Valencia.

Cromo Ediciones Este