Just Louis Fontaine

Xavi debutó en el Barcelona un 18 de agosto y comenzó su leyenda. Gianni Rivera, leyenda del Milan y de Italia, nació el 18 de agosto de 1943, cumple hoy 78 años. Y Just Fontaine leyenda de Francia y de los campeonatos mundiales nació también un 18 de agosto, de 1933, cumple hoy 88 años.

A Fontaine lo reconocemos siempre por convertirse en hombre récord. Entró en los libros de historia del fútbol en 1958, cuando anotó 13 goles en el mundial de Suecia y ya nunca abandonó las páginas doradas del balompié. Nació en Marrakech en los tiempos en que Marruecos era una colonia francesa. Y jugó para el Union Sportive Marrocaine donde, a pesar de su temprana edad, registró un buen número de goles: 62 tantos en 48 partidos disputados.

En 1953, dio el salto al fútbol francés continental, al fichar por el Nice, y demostró, también en un fútbol más competitivo, la clase de goleador que era. De nuevo certificó unos registros descomunales, así que en 1956 el Stade de Reims, un grande de la época, se hizo con sus servicios.

«Just era el delantero que se adaptaba perfectamente a mi juego. Él percibía perfectamente lo que yo hacía, y yo estaba seguro de encontrarlo al otro lado de mis regates” dijo de él Raymond Kopa. Y es que Fontaine culminaba a la perfección las jugadas de su equipo. Era un delantero imprevisible, capaz de sorprender con un tiro lejano lanzado con cualquiera de las dos piernas. De manera espectacular, podía rematar también con la cabeza, y era una amenaza constante cuando se encontraba dentro del área, su hábitat.

En aquel mundial de Suecia, Francia tenía un equipo que era una auténtica apisonadora, pero la Brasil de Pelé se cruzó en su camino. El Rey del fútbol debutaba en unos mundiales, y sorprendió a los franceses anotando un hat-trick en unas semifinales en las que Brasil terminaría venciendo a los franceses por 5 a 2. Una semifinal con sabor a final anticipada. Pelé, Kopa y Fontaine, con sus trece mágicos goles fueron los principales protagonistas del mundial.

Desgraciadamente, las lesiones lo apartaron en 1962, cuando todavía tenía 28 años y muchos goles por marcar. Fue seleccionador de Francia, de Marruecos y entrenó a PSG y Toulouse en su etapa como entrenador. Es reconocido como uno de los mejores goleadores de la historia, 226 goles anotó en los 244 partidos que disputó durante su carrera.