Luis Gabelo Conejo Jiménez

Recordamos a la Costa Rica del Mundial del 90, y recordamos a su portero Conejo, el Keylor antes de Keylor, el costarricense Luis Gabelo Conejo, uno de los mejores porteros de su época y que defendió la portería del Queso Mecánico en los mejores años del Alba en Primera.

Era un portero que venía de consagrarse en aquel mundial de Italia con actuaciones memorables, especialmente con sus paradones frente a Escocia. El «tico» que llegó al Albacete cuando estaba todavía en Segunda no tardó en adaptarse al lugar de la Mancha, y en seguida se implicó en una ciudad que amó desde el momento en que la pisó.

Fue portero por casualidad, ya que empezó como extremo izquierdo pero un día el cancerbero de su equipo no se presentó a jugar y ocupó él los tres palos que ya nunca abandonó. En su país había jugado en la Asociación Deportiva Ramonense y en el Sport Club Cartaginés y en la Liga lo disfrutamos en aquel mítico Albacete de Floro donde llegó a ser nombrado en 1991 el tercer mejor portero del mundo.

Era seguro, con envergadura, pero con muchos reflejos, de carácter cercano y carismático, fue uno de los preferidos de la afición. La gente lo idolatraba, y cantaba aquello de ¡No pasa nada, tenemos a Conejo!

En 1995 volvió a su país a jugar con el Sport Club Herediano y se retiró en la Asociación Deportiva Ramonense en 1998.

Hoy Conejo todavía se considera fan del Albacete, su único club en Europa, y ahora que no utiliza las manos para atajar balones se puede dedicar a su otra gran pasión, la guitarra.

Croo Conejo Ediciones Este