Manuel Pellegrini

El Betis buscaba reencontrarse con el buen juego, con los resultados y con estabilidad en su banquillo cuando en el verano de 2020 llegó el técnico chileno Manuel Pellegrini. El entrenador, un buen orador y un viejo zorro, no ha defraudado en su proyecto verdiblanco.

El chileno fue en sus tiempos mozos un defensa que con el pie diestro deformado, le era imposible darle bien al cuero, así que entrenó para hacerse zurdo. Y como defensa zurdo militó en la Universidad de Chile, siendo el cuarto jugador con más apariciones en el conjunto chileno. a pesar de sus limitaciones como futbolista, jugó muchos años en la U, pero encontró su mayor éxito vestido de largo, en los banquillos.

Comenzó, como no, en su Universidad de Chile en 1988, tras Palestino, O’Higgins, Universidad Católica y una segunda etapa en Palestino, pasó a entrenar a Liga de Quito en Ecuador para de allí pasar al apasionante campeonato argentino. Allí entrenó a San Lorenzo y a River Plate, y con ambos terminó campeón, así que con buen currículum cruzó el Atlántico para entrenar en un pueblo llamado Villarreal que con él en el banquillo vivió su época más dorada, incluso llegó a soñar con la final de la Champions. Sus cinco años al frente de la nave «grogueta» le valieron fichar por el Real Madrid de Florentino que buscaba robarle el poderío al Barça de Guardiola. El Madrid de Pellegrini no tuvo fortuna en Liga, finalizando el campeonato en segundo lugar a pesar de hacer récord de puntos; en Copa fue humillado en el conocido «Alcorconazo» y en Champions cayó antes de lo esperado ante el Lyon. Así que el educado chileno tuvo que salir para que entrara el incendiario Mourinho.

Se fue al Málaga, a conducir el megaproyecto que hizo soñar al malaguismo con una muy buena competición en Champions League, y poco después pasó al Manchester City, donde ganó la Premier con estilo. Estuvo en China, en el Habei China Fortune, y volvió a Inglaterra para dirigir al West Ham.

Como en Villarreal o Málaga, en Heliópolis está volviendo a hacer historia, ¿Caerán títulos?