Nicolas Pierre Ouédec

Nuestro próximo capítulo de podcast tendrá un marcado acento francés, como también lo tiene el fanzine dedicado al fútbol en París del mes de octubre. Así que vamos a recordar a los futbolistas mejores y peores futbolistas franceses que pasaron por nuestra Liga. Hoy recordamos a Nicolas Pierre Ouédec

En el verano de 1996 aterrizó en la Liga un futbolista con mucha clase que ilusionó a la afición perica, el delantero francés Nicolas Ouedec. Nico se había formado en el Nantes, equipo con el que consiguió ser el máximo goleador del campeonato francés en 1994, y con el que ganaría una Liga en 1995. Eran los grandes años de «los canarios», que contaban en sus filas con hombres como Karembeau, Makelele, Loko o Reynald Pedros, este último gran amigo de Nicolás, que como hijo de buen pilero le enseñó su afición por el Ricard. Para suplir las bajas de Raducioiu y Urzáiz, el Espanyol pensó en los dos amigos franceses, pero finalmente solo pudo hacer el esfuerzo de traer a Ouedec.

Nico lo hacía todo bien, era veloz, elegante, inteligente, tenía un buen cambio de ritmo, y definía como definen los maestros. Al enfundarse la mítica Puma de Conservas Dani encontró como socio a Juan Eduardo Esnaider, y juntos hicieron alguna que otra diablura con los defensas. Ouedec mostró el buen futbolista que era, hizo saltar de alegría a Sarrià con sus carreras en algún contraataque y tras dos años en el Espanyol, volvió a su país, al PSG.

Las lesiones marcaron el resto de su carrera, y se retiró ganando títulos en China en 2003. Se pasó a l hotelería, y actualmente dirige con mucha clase e inteligencia el Hotel Première Classe (Louvre Hotels).

Nicolás Ouedec cromo Ediciones Este.