Patrick Battiston

Pasan los años y seguro que a Patrick Battiston todavía le duelen muchas partes del cuerpo al recordar la salvaje entrada que le propició un portero alemán de cuyo nombre no nos queremos acordar.

Fue en el partido de semifinales del mundial de Naranjito, aquel partidazo que jugaron a cara de perro Francia y Alemania en el Sánchez Pizjuán y que pasó a la historia como «La Batalla de Sevilla». La suerte sonrió a los alemanes en la tanda de penaltis tras un intenso partido que terminó empatado a uno, y una posterior prórroga con cuatro goles donde los franceses se adelantaron por dos veces en el marcador (3-3 final). Pero sin duda hubo una acción que pudo cambiar el partido: en el minuto 60 Platini lanza un balón en profundidad a Battiston que se queda cara a cara con el portero alemán y dispara al lado de la portería. Pero el cancerbero, uno de los personajes más polémicos que ha dado este deporte, no paró su carrera y golpeó violentamente al jugador francés que permaneció inconsciente durante varios minutos y tuvo que abandonar el campo en camilla con un severo daño en varias vértebras de su columna, y con la pérdida de tres de sus dientes.

El árbitro no pitó ni falta, y no hubo amonestación en una de las acciones más violentas que se han visto en un partido de Copa del Mundo.

La vida siguió para Battiston, que dos años después pudo celebrar el triunfo de su selección en la Eurocopa de 1984. Era un defensa con oficio y desgaste, que además del mundial del 82 también jugó el del 78 y el del 86, siendo internacional en 56 partidos. Canterano del Metz, jugó en Saint-Etienne, Girondins de Burdeos y Mónaco, y volvió al Girondins para terminar su carrera. Al retirarse se quedó trabajando en el club de Burdeos, dedicándose a la formación. Además aparece también como comentarista.

Nunca olvidará la terrible entrada que sufrió el 8 de julio de 1982.

Cromo Battiston España 82 Panini