Paul Breitner

Si el Real Madrid quiere ganar esta Liga moderna, deberá ganar sí o sí en Granada. En 1976, hace justo ahora 45 años, el Real Madrid cantó el alirón en Los Cármenes, y uno de los goles de la victoria blanca por 1-2 lo anotó un personaje que no aceptaba imitaciones, el alemán Paul Breitner.

Sin duda alguna Paul Breitner es uno de los ex-futbolistas con más historia en el mundo del fútbol. Aparte de tener un palmarés envidiable, siendo campeón del mundo en 1974, de Europa en 1972, marcar en dos finales de copa del mundo siendo defensa o brillar en el Real Madrid y el Bayern de Munich; Breitner, destacó también por su labor fuera de las canchas. Nos encanta la historia del «Afro» del fútbol, con su look tan particular, que siempre estuvo implicado en causas sociales y políticas.

Renunció a jugar la Copa del Mundo de 1978 en Argentina, por estar en contra del régimen dictatorial de Videla y, siendo futbolista del Real Madrid, y estando todavía Franco vivo, donó 500.000 pesetas a unos obreros en huelga. Leía a Mao, se dejaba patillas, y con fama de revolucionario de izquierdas fue apodado «el Kaiser Rojo». Aunque también fue uno de los pioneros en aceptar una buena suma de dinero de una marca de maquinillas de afeitar para posar afeitándose como los neofutbolistas de ahora.

Jugó también en el entrañable Eintracht Braunschweig, el equipo que tuvo la primera camiseta con publicidad en la historia del fútbol: Jägermeister. Todo un mito de los años 70.