Perica Ognjenovic

Teka fue el primer sponsor que apareció en el fútbol español. La marca de electrodomésticos irrumpió en la Liga el 27 de diciembre de 1981, en un partido que disputaron Real Madrid y Racing de Santander en el Santiago Bernabéu. Curiosamente, el Real Madrid luciría poco después una de las marcas competencia de Teka: Zanussi. Y ya en los 90, Teka también adornaría la camiseta blanca, convirtiéndose en uno de los patrocinadores más populares del fútbol de la época.

Muchos futbolistas, buenos y malos, se enfundaron aquellas camisetazas del Real Madrid noventero, entre ellos un futbolista que llegó en el mercado de invierno de la 98-99 a la casa blanca y que por aquel entonces era considerado como una de las mayores promesas del fútbol balcánico, “El Átomo” Perica Ognjenovic.

Futbolista menudo y muy veloz, destacó como extremo derecho del Estrella Roja y con 21 años el Real Madrid apostó por él. 400 millones de las antiguas pesetas pagó Lorenzo Sanz por la nueva joya yugoslava que finalmente no cumpliría sus expectativas vistiendo la Teka del Real Madrid. Jugó poco, y solo anotó un gol vestido de blanco. Fue en un partido de Copa del Rey frente al Real Zaragoza. Sin éxito en la Liga y lastrado por una lesión de espalda, el habilidoso atacante puso rumbo a Alemania en 2002 para enrolarse en las filas del Kaiserslautern. Tampoco logró impresionar en la Bundesliga y «el Átomo” se convertiría en un trotaclubes y trotapaíses. Jugó en el Dynamo de Kiev, el Angers francés, equipos de Malasia, de segundo nivel de Grecia y finalmente colgó las botas en su Serbia natal en 2011 en las filas del FK Jagodina.

En la actualidad lo intenta como entrenador y ocupó el banquillo de un equipo bosnio antes de la maldita pandemia. Desconocemos por donde se mueve Perica en estos tiempos.

Ognjenovic. Cromo Real Madrid Ediciones Este