Ricardo Enrique Bochini

Si hablamos de Independiente hay que hablar, sin duda, de Ricardo Enrique Bochini, el Rey, el Mago, o simplemente «el Bocha», excelente futbolista que defendió la zamarra roja del club de Avellaneda en cuatro décadas diferentes, desde su debut en 1972 hasta su retirada en 1991. Siempre jugó para Independiente y, por supuesto, para la selección argentina, con la que jugó 28 partidos saliendo campeón del mundo en 1986.

Bochini era un futbolista ofensivo de una calidad excelsa, un enganche de esos que tanto gustan al buen argentino, que levanta a la gente de sus asientos con su pases imposibles, sus fintas, su visión, sus regates y por supuesto sus goles, que eran auténticas obras de arte.

El 10 antes del 10, el Dios antes del Dios, pues bie es cierto que Diego Armando Maradona admiró al Bocha por encima de todos:

«Cuando vi que entraba Bochini, me pareció que tocaba el cielo con las manos, por eso lo primero que hice fue tirar una pared con él. En ese momento sentí que estaba tirando una pared con Dios». Dijo el mismísimo Pelusa.

Salió campeón un montón de veces con Independiente, y entre muchos títulos destacan 5 Copas Libertadores y 3 Intercontinentales. No le hizo falta nunca jugar en Europa, ni siquiera salir de Independiente para ganarse el respeto, la admiración y el reconocimiento de todo el planeta fútbol.

Bochini, tan grande como el fútbol, y uno de los nuestros:

«Antes en Independiente los jugadores eran fuertes, con personalidad, no iban a la peluquería antes de jugar.”