Théodore Laurent Custers

«Mejor portero que Urruti y Arconada» afirmó Maguregui tras fichar a este portero belga para su Espanyol. Se dice que Maguregui y su cuerpo técnico fueron expresamente a Bélgica a realizar una prueba a Theo Custers, en la que le dispararon 80.000 balones y quedaron atónitos al ver que el bigotudo portero lo paraba todo.

Custers había tenido buenos años en el Genk y el Amberes, era internacional, y estaba cedido a un segunda holandés por un conflicto con el presidente del Amberes, así que el Espanyol aprovechó la oportunidad y se llevó a este porterazo.

En el Espanyol estuvo dos temporadas, en la primera (81-82) lo jugó todo, y dejó para la memoria perica un sobresaliente partido en el Camp Nou con victoria por 1-3. Después sería convocado con Bélgica para el mundial de España 82, como suplente de Pfaff.

Tras el mundial, el Espanyol fichó a un portero que prometía mucho, Thomas N’Kono, que le apartaría de la titularidad en la temporada 82-83, y Theo Custers tuvo que irse con la música a otra parte. Malinas, Bornem y Farciennes serían sus equipos en su vuelta a Bélgica.

En la Liga todavía muchos recuerdan su estilo, y sus pintas, con aquellos rizos pelirrojos y un bigote tan cuidado y singular. Un portero con mucho pelo en su cabeza y muy poco en su lengua, lo que le costó algún disgusto en su carrera. Un tío de esos que no se olvidan, Theo Custers.